Generales

¡San José, ejemplo de fortaleza ante la adversidad!

Estamos próximos a celebrar la fiesta de San Jos...

Estamos próximos a celebrar la fiesta de San José, patrono de nuestra ciudad, a quien pedimos su intercesión para que nos acompañe en nuestro caminar como sociedad posadeña y misionera. En el marco de la consagración del mismo, como patrono de nuestra Posadas, es oportuno que podamos reflexionar sobre las virtudes que caracterizaron al guardián del Redentor y que son ejemplos para nuestra vida.

Es que, sin duda, San José, es modelo del amor y ternura de un padre que atraviesa tantas adversidades para sostener a una familia, cuidar a sus hijos y trabajar incansablemente para que el grupo tenga un futuro mejor. En medio de tantas situaciones de crisis económica y social, el santo nos anima a vivir una fraternidad superadora desde la compresión mutua, la confianza en Dios y la reconciliación desde el perdón y el trabajo mancomunado. Nos impulsa a formar comunidades en torno al amor y la fraternidad.

Toda situación de crisis pone de manifiesto nuestra fragilidad como seres humanos y la necesidad de tener fe y confianza en Dios. San José nos incita a confiar en la providencia, que orienta nuestros caminos en las adversidades e incertidumbres. Su ejemplo de vida nos mueve a la oración, como fuerza principal en estos tiempos desafiantes. En él encontramos al gran hombre de fe y confianza.

Es quien nos impulsa a escuchar atentamente la voluntad de Dios, para poder acompañar el camino de Salvación. San José nos enseña el valor del silencio en un mundo que suele estar saturado de ruidos y bullicios. Dedicar tiempo al silencio nos ayudará a acercarnos más a Dios como discípulos. Hablar con Dios en la oración es importante, pero también es muy importante escuchar a Dios como lo hizo San José (véase Mateo 1:20–25).

Con su vida, nos enseña el valor de la dignidad y alegría del trabajo. En él se reflejan tanta gente común y sencilla que trabaja silenciosamente, sin que se destaque su protagonismo.

La persona de San José se refleja en tantos individuos generosos que siguen sirviendo a los demás en silencio, con una entrega incondicional. Son ellas la esperanza de nuestra sociedad, ya que siguen construyendo la salvación con su ejemplo y testimonio. San José nos llama a un compromiso sincero en favor del bien común. Todo trabajo, por más sencillo que sea, es un acto de colaboración con la creación de Dios y la construcción de su reino en esta tierra.

El santo nos invita a aferrarnos a los valores esenciales de la vida, el respeto por el otro, la verdad, el esfuerzo sincero frente a la tentación de una vida fácil por la que optan muchas personas en este tiempo. ¡El ejemplo de trabajo y esfuerzo, lo hace el patrono del trabajo!

Nos atrae a ser personas creativas en la construcción de un hogar y una sociedad, desde el esfuerzo sincero, a ser hombres y mujeres de la verdad y del bien.

En este tiempo de tantas dificultades y crisis económicas, nos llama al amor y la solidaridad. Nos impulsa a salir de nosotros mismos y llegar al encuentro del necesitado de nuestra sociedad. Nos anima a ser la esperanza de este mundo que necesita respuestas desde el compromiso de cada uno. Nos instiga a ser el rostro vivo de un Dios que no condena, sino que acoge, comprende y abraza.

San José nos recuerda que no siempre es fácil ser cristiano, pero si entregamos nuestra vida como discípulos al plan de Dios, Él bendecirá nuestro valor y generosidad. En este tiempo de cuaresma, San José camina junto a nosotros, protegiéndonos, resguardándonos y recordándonos que debemos mantener nuestro corazón encauzado hacia Dios.

Que San José sea nuestro ejemplo para una vida cada vez más fraterna, orante y llena de confianza en la Providencia de Dios, que nos acompaña en el diario caminar de la vida.
¡Feliz día de San José para todos!

La entrada ¡San José, ejemplo de fortaleza ante la adversidad! se publicó primero en Primera Edición.

Fuente: https://www.primeraedicion.com.ar/nota/100683127/san-jose-ejemplo-de-fortaleza-ante-la-adversidad/

Volver arriba